LA PROHIBICIÓN DE LA CERVEZA ES EL ÚLTIMO PUNTO ÁLGIDO EN EL CHOQUE CULTURAL DEL MUNDIAL